26/5/08

La Manzana de Eva


Hay niñas finas
que ponen todo su empeño
en que su coño no sea vulgar
que sea de diseño,
burdo engaño
bisoño.
Un coño es un coño
tanto en Burgos
como en Logroño.
No deja de ser curioso
que cuando lo olemos
nos pongamos tan nerviosos,
creo que nacemos programados
para vivir encoñados.
Hay quien pierde
vida, honor y dinero,
por un agujero,
unos pliegues
y unos pelos.
Y cuando el novio le dice
a la novia: "te quiero".
En realidad piensa:
"en cuanto pueda,
te la cuelo".
Es la puerta de entrada
del cielo,
y la puerta de salida
a la vida.
Un misterio húmedo y sedoso,
cálido y peligroso
en el cual caemos
como si gravedad propia
tuviera,
es la fuerza del instinto y de la
primavera.
Cuando es joven y lozano
todos los muchachos
quieren meterle mano
buscando un no-se-qué
que nunca encuentran
cuando se cierran las ventanas
y las puertas.
Vencendor de todas las batallas
algo contiene
que acaba humillando
al prepotente pene.
Pero nosotros, como burros
insistimos, lo buscamos,
peleamos...
Y dormimos como un niño
travieso
con su juguete más tierno.
¿Qué coño tendrá el coño
que tanto poder tiene?
¡Es el arma secreta de las
mujeres!
Francisco Jiménez

3 comentarios:

Pazcual dijo...

Por casualidades de la vida coincide con un libro que ahora estoy leyendo...
Me gusta mucho

Besos,

Paz

Anónimo dijo...

bueno.. me ha hecho gracia y mucha "la manzana de Eva"... jajaja

Se afilo el hombre!

Pruna dijo...

Anda Paz que casualidad ¿Cómo se llama el libro?

Ay mapim, es que mi hermano es muy versátil, lo mismo le hace una poesía a un atasco que a una "manzana", ;)

Besitos!!!