15/9/08

Obras 5




Bueno, bueno, después de unas semanas en las que cada vez que iba a mi casa la veía más destrozada, por fin se empieza a vislumbrar lo que acabará siendo, un hogar, o al menos eso es lo que yo espero.

La cocina y el cuarto de baño ya están embaldosados, esta semana empezarán a poner el suelo, y el carpintero ya está en marcha con los muebles de la cocina y las puertas, tengo ya muchas ganas de que entre el pintor, porque eso quiere decir que las obras se están acabando, aunque para eso todavía quedan unas semanitas.

Mientras tanto a elegir algunos muebles y electrodomésticos que tenemos que cambiar.

Mi hija se lo está tomando bien, pero el niño está más enfadado, dice que quiere volver a casa, que echa de menos sus cosas, sus juguetes, sus tebeos, yo le digo que cada día que pasa es un día menos para volver, y hago planes con él para que me diga de qué color quiere su habitación, parece que se anima pero luego vuelve a lo mismo, que quiere volver a su casa, y yo que le voy a decir si a mí me pasa lo mismo, estoy deseando de volver a mi casa.

3 comentarios:

Hermes dijo...

Entiendo perfectamente a tu hijo, pero aún así, no se puede negar que hay cierta ilusión en éso de cambiar el hogar, elegir los colores, los muebles... Espero y deseo que estéis de vuelta pronto a vuestra casa, que casa no hay más que una ;)

Pazcual dijo...

Hola Pruna...Fiuuu bueno al menos ya se está terminando la cosa. No sé que opinar con respecto a la situación de tu hijo, sólo pued decirte lo que me dice mi mamá cuando me pongo intensa: paciencia mija que todo se acaba.

Besos,

Paz

Pruna dijo...

Hermes la verdad es que según vas viendo cómo evolucionan las obras la ilusión va creciendo.

Pues sí Paz tendré que decirle "paciencia mijo" ;)