26/3/11

MATRIX


Se han fundido los fusibles:
silencio, oscuridad.
Mi casa es una tumba…
la ciudad un cementerio.
La sangre ya no corre por los cables de cobre
y empieza la putrefacción de los cuerpos.

Un sabio enciende un quinqué de queroseno,
en medio de las tinieblas, donde deambulan
millones de zombis en busca  de un PC portátil.

Y yo que viví en el pasado…
me río en la noche sin farolas
como un renegado poseso.

Y enciendo una vela blanca,
con la llama azul de un mechero…
y el crepitar del pabilo…
fuego  amarillo, humo negro.

Y aparecen de golpe todas las estrellas
cuajando el cielo….

Sin  MATRIX: muertos vivientes…
¡Porque la vida está dentro!      


Francisco Jiménez


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola!!

Hacia mucho tiempo que no posteabas algo de tu hermano. Me gusto mucho este poema.

¿Cómo va todo? Hace rato que no sabía de ti-

Saludos!!

PS. Mi padre estará por allá una buena temporada... Lástima que no me le pude pegar.... =)

Pruna dijo...

Hola guapa, estoy un poco desconectada de todo el mundo bloguero, a ver si me animo y posteo más a menudo.

Que bien que tu padre esté por aquí, te tenias que haber metido en su maleta ;)

Muchas gracias por pasar y escribir.

Besos!!!

Anónimo dijo...

Que bonita poesía de tu hermano. Se nota que tiene que ser una persona muy sensible y divertida.
Me ha gustado mucho la imagen que te identifica y esa bandera republicana que tanto reclama.
Espero volver a leerte pronto.
Saludos

Pruna dijo...

Muchas gracias "Anónimo" por comentar.

Has dado en el clavo con mi hermano, es tal como lo has descrito. Me alegro que compartamos el gusto por mi bandera.

Saludos y a ver si me animo a postear.

Anónimo dijo...

Hola reina, muy bonita la poesia y tambien el blog, animate y pon alguna mas.